10 formas en que los líderes pueden apoyar a sus equipos mientras trabajan de forma remota.

El trabajo ha cambiado. Trabajar desde casa se volvió prioritario, al menos mientras dure la pandemia. Pero en algunos casos es más que seguro que se quedará. Qué acciones debe tomar un líder empresarial para apoyar a su equipo desde lejos?
  1. Comunícate claramente y sé decisivo
Los líderes empresariales ya han tenido que tomar decisiones difíciles, como cerrar oficinas o eliminar viajes. Pero ahora deben expresar en términos en blanco y negro cómo las prioridades de trabajo de los empleados deberían cambiar como resultado de estas interrupciones comerciales. Si ciertas tareas no esenciales son demasiado difíciles de realizar desde casa, sáquelas de la mesa o al menos póngalas en un segundo plano por ahora. Y deje que los trabajadores sepan qué proyectos deben priorizarse.
  1. Liderar con el ejemplo
Los gerentes deben modelar el comportamiento que desean ver en los demás. Si dicen que los empleados pueden salir de la oficina o evitar viajar, pero el gerente sigue apareciendo en el lugar de trabajo y sale a la carretera, los trabajadores pueden sentirse culpables por quedarse. Los líderes subestiman cuánto reflejan sus empleados lo que hacen. La hipocresía los degrada. Los empleados no solo quieren que se les diga qué hacer. Sino que quieren que sus gerentes cumplan con todo lo que están diciendo. Por lo que no sienten presión para mantenerse al día o comenzar a cuestionar su propio desempeño.
  1. Sea extra flexible
La belleza del trabajo remoto clásico para los empleados es la sala de respiración para que puedan caminar, tirar una carga de ropa o comenzar la cena. Todo mientras hacen más trabajo evitando reuniones innecesarias en la oficina y viajes enredados. Pero en este momento, con las oficinas, las escuelas y las guarderías cerradas, esos beneficios de tiempo a su lado se han evaporado para muchos trabajadores remotos que ya no tienen la casa para ellos y están luchando con el tremendo desafío de concentrarse en el trabajo mientras se equilibran. Las demandas de los miembros de la familia. Entonces, este período requiere una nueva frontera de flexibilidad, dicen los profesores. Los gerentes deben preguntar a los empleados qué desafíos enfrentan y permitirles a los trabajadores la libertad de elegir sus mejores períodos de tiempo para realizar el trabajo, ya sea al amanecer, a altas horas de la noche o en turnos de dos horas con descansos durante el día.
  1. Ajuste las expectativas laborales
Según los aportes de los empleados, los gerentes pueden evaluar la carga de trabajo y la capacidad de cada empleado para manejar el trabajo dadas las circunstancias actuales y cambiar los proyectos según sea necesario. Incluso podría ser apropiado para los empleadores reducir las cargas de trabajo por ahora y reevaluar cuándo las horas de trabajo deberían volver a la normalidad.
  1. Reorganizar reuniones
Los gerentes deben comprender que algunos empleados no pueden hacer reuniones telefónicas o en línea consecutivas durante todo el día. La gente todavía pasa demasiado tiempo en las reuniones. A pesar de que nuestro trabajo y nuestras vidas han cambiado significativamente. Si su oficina tiene una cultura de reuniones pesadas normalmente, considere reducir el número total y la duración de las reuniones.
  1. Pasar a más trabajo asincrónico
Dada la interrupción del día laboral. Los empleadores deberían disminuir el trabajo “sincrónico” que los empleados realizan simultáneamente. Y aumentar el “trabajo asincrónico” que los trabajadores pueden hacer en su propio tiempo en un documento de Google, Slack o correo electrónico. Las empresas a menudo se benefician cuando los empleados trabajan de forma remota.
  1. Acepte que la productividad probablemente sufrirá
La productividad a menudo aumenta con el trabajo remoto. Pero ahora, con trabajadores que nunca han operado de esta manera luchando para ponerse al día mientras lidian con otras distracciones. Este período no es la mejor prueba de fuego para medir la productividad del trabajo remoto De hecho, las compañías pueden necesitar enfrentar la dura verdad de que la productividad podría sufrir al menos 10 a 20 por ciento en el corto plazo. “Tengo un cliente que colgó una sábana en su sótano porque era la única forma en que podía esconderse de sus hijos. Y sus hijos todavía le entregaban notas debajo de la sábana durante nuestra llamada”. “Con eso sucediendo en todas partes, la productividad está destinada a sufrir”.
  1. Centrarse en los resultados en lugar de supervisar las actividades.
Los supervisores que carecen de experiencia en la gestión de trabajadores remotos pueden tratar de vigilar de cerca a los empleados. Pidiéndoles que mantengan sus cámaras web encendidas todo el día o alertar a los gerentes cuando toman descansos rápidos. O pueden enviar correos electrónicos a las 4:45 p.m. para probar si los trabajadores todavía están en línea. Este tipo de microgestión, que se encontró, por ejemplo, en una nota filtrada del Wall Street Journal, envía un mensaje oculto a los trabajadores: no confiamos en usted. Esto muchas veces puede crear un ambiente no muy agradable para trabajar. Por lo tanto, es preferible dar un espacio a los miembros del equipo mientras hacen sus tareas, sin embargo, los resultados deben ser siempre los estimados, caso contrario, se debe encontrar el problema y solucionarlo.
  1. Tómese el tiempo para empatizar
Es un momento terrible e incierto, y los gerentes deben reconocer lo obvio. Después de todo, los empleados están preocupados no solo por mantener sus trabajos y cómo están yendo a su negocio, sino también por el bienestar de sus familias y amigos, sus finanzas personales e incluso la logística de exprimir una carrera desgarradora hacia la tienda de comestibles Los gerentes pueden querer darles a los empleados espacio para hablar entre ellos, ofrecer apoyo y escuchar. Ahora, más que nunca, los equipos necesitan empatía y sentir que todos están sufriendo junto. Todos están lidiando con una crisis que es muy real. Los gerentes deben mostrar sus vulnerabilidades diciendo: “Todos sentimos esto”.
  1. Deje que los trabajadores se desahoguen
Dado que muchos empleados se sienten ansiosos y aislados, las empresas pueden organizar eventos sociales opcionales de asistencia en línea: coffee breaks, almuerzos, happy hours, clases de cocina y manualidades, espectáculos de talentos e incluso sesiones de encuentro con las mascotas. Sabiendo que los trabajadores seguramente sentirán un poco de fatiga en la pantalla en estos días, los líderes empresariales deberían alentar el cuidado personal alentando a los empleados a tomar descansos, siestas y caminatas entre las llamadas de trabajo. Qué idea aportarías tú? Fuente: weforum 
Share